Palabros

Escribano

A lo largo de las viñetas aparecen diversos vocablos que no se encuentran en el diccionario de la Real Academia, y es que, dada mi total ineptitud para encontrar palabras más adecuadas en tan rica lengua, me las invento. No es que me pare a pensar mucho, la verdad, las pongo tal y como me vienen cual avezado en literatura. Según Váter, soy merecedor del más duro de los castigos, pero espero que os basten más que unas meras y sencillas disculpas por tan inconveniente agravio.

Para suavizar la tragedia, enumero y describo a continuación las palabras inventadas con el enlace a la tira donde aparecen, si es que lo hay. Con esto, proporciono, adicionalemente, una fuente fidedigna para que los señores de la Real Academia puedan actualizar su ya de por sí extenso diccionario con un simple copy y paste. No me lo agradezcan, enlacen el blog o compren una taza. Y ahora, los palabros:


Deshumor: Dícese (aunque ya no se lleva, empezar así le da un aire de palabra culta, como modelada a lo largo de los siglos y usada en ancestrales textos que solo sirven para torturar a jóvenes estudiantes de literatura en el colegio) del humor del revés, incoherente, inapropiado, innecesario y completamente absurdo. Se encuentra difuminado a lo largo y ancho del blog, por lo que su desincrustración por cirugía sin muerte cerebral es, prácticamente, imposible.

Eñeauta: Astronautas en América, cosmonautas en Rúsia, taikonautas en China, y aquí, que a la mínima le ponemos la 'ñ' a todo, pues eñeautas. Así de primeras suena como a palabra forzada, como si necesitaras de una palanca en la boca para poder acabar de pronunciarla, pero por algún motivo, cuanto más la oyes, más te entra. Este vocablo aparece por primera vez en la segunda tira de la Agencia Espacial Aquella.

Epiprólogo: Si un epílogo hace referencia a los hechos producidos después del desenlace, y, por otro lado, un prólogo se sitúa al inicio de una obra, un epiprólogo relata hechos anteriores al inicio de la obra después del desenlace. Es como decir primabuela en literatura. Completamente necesario en el desenlace de En Tierra Perdida.

Holas: Apertura en un una conversación de coro formada por tres o más individuos. Se diferencia del homónimo singular en que todo el mundo presente reconoce que como mínimo más de una persona puede darse por saludada, evitando así disputas y/o malinterpretaciones. Aparece por primera vez en esta tira de la Agencia Espacial Aquella.
/* script for google analytics